La mampara del baño suele ser una de las zonas más difíciles de limpiar y la que más frustración nos genera, pues hagas lo que hagas, acabas siempre viendo restos de cal y, además, no dura nada de tiempo limpia.

Pero existen trucos caseros que nos pueden ayudar a dejarla en perfecto estado de revista y con poco trabajo.

Dependiendo del tipo de suciedad es más recomendable utilizar unos que otros. También depende del tipo de agua que tengas en tu ciudad, con más o menos cal. Seguro que entre estos consejos, encuentras el más efectivo para tu casa.

TRES ELEMENTOS CLAVE

A la hora de limpiar la mampara de la ducha existen tres elementos clave que todos tenemos en casa y a mano:

  • Vinagre
  • Amoniaco
  • Productos para duchas y baños

Es verdad que el vinagre actúa sobre la cal y elimina bacterias e infecciones, pero puede ser que no te guste su olor. En ese caso lo mejor es utilizar un producto de limpieza de los que encuentras en cualquier supermercado.

AQUÍ VAN LOS TRUCOS CASEROS PARA LIMPIAR LA MAMPARA

  • Vinagre y gel

Haz una mezcla de vinagre y gel y aplícala sobre el cristal. Puedes utilizar un estropajo de vitrocerámica para que no se ralle el cristal, si la cal está muy incrustada. Enjuaga con agua caliente, y ¡listos!

  • Agua y amoniaco

Mezcla en un pulverizador agua y amoniaco y aplícalo sobre el cristal de la mampara. Te servirá para eliminar todos los restos de agua, cal y jabón. Después, pasa un paño seco -si es de microfibra, mejor- para evitar que las gotas queden marcadas. Con este truco tendrás una mampara limpia y, además, súper brillante.

  • Agua caliente con vinagre

Mezcla agua caliente con vinagre en la misma proporción y aplícalo sobre la superficie del cristal con una esponja. Esta solución también sirve para acabar con el moho, en el caso que haya aparecido en tu mampara.

  • Vinagre y bicarbonato

El remedio clásico de las abuelas para limpiar la mampara del baño: vinagre y bicarbonato. Obtendrás una pasta más o menos espesa que debes poner en el cristal y dejar actuar durante 10 – 15 minutos. Después frota con un paño o una esponja.

El peor enemigo de cualquier cristal es la cal y el efecto de dejarla mucho tiempo sin quitar. Dependiendo de la ciudad en la que vivas, este problema será mayor o menor para ti, pues cada agua tiene una dureza diferente. Por tanto, tendrás que emplearte bien con estos trucos si tienes la mala suerte de vivir en una ciudad con mucha concentración de cal en el agua.

Lo importante es que no lo dejes mucho, y limpies la mampara con cierta frecuencia para evitar que se acumule la cal. Es recomendable que la mampara se limpie como mínimo una vez por semana. Además, así evitarás que salga moho, bacterias y microbios, y tu familia estará siempre protegida.

 

Si después de probar estos consejos, no consigues quitar la cal de tu mampara o necesitas ayuda en la limpieza doméstica de tu hogar, visítanos en www.smintegrales.com y pídenos consejo. Estaremos encantados de ayudarte.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *